Seguidores

Páginas vistas en total

Instagram
La idea era seguir estando así por mucho tiempo más,de esto que no veía el final.Discutir con aquellos que tuvieran el valor de aguantarte hasta en tus peores momentos y dedicar sonrisas a aquellas personas que en realidad,con su mero parecer,te mataban por dentro. Pero de repente,llega un día en el que salta en tu cabeza un resorte,y te das cuenta de que eso no serviría de nada,al fin y al cabo debes hacer cosas nuevas si quieres obtener mejores resultados.
Las ganas de alejarte de todo lo que tenga que ver con la rutina se multiplicaban,hasta que caes en la cuenta de que no necesitas alejarte de las personas para poder vivir en paz,sólo necesitas sentirte plenamente libre.
Con todo lo que ello conlleva,y siendo consciente de que la libertad de las personas es la mayor condena,pero ¡qué cojones,nuestra condena! ¡mi condena! 
Y haciendo balance de todo lo que he pensado desde que he decidido publicar esta entrada,he de decir que no hay persona más libre que aquella que es capaz de vivir sin la presencia de nadie relevante en su vida y aún así decide ocupar su tiempo libre dedicando sus manías a alguien,sea cual sea ese alguien,si bien amigo,padre,hermano o en su defecto el amor de su vida.
Y creo que así  he conocido el secreto de la felicidad,y esta reside en saber a quién confiarle secretos inconfesables,a quien promulgarle un amor inconcebible y dejarte querer con quien verdaderamente te entienda incomprensiblemente.
No necesito que alguien me grite amor a los cuatro vientos,y es que quién verdaderamente sabe lo que es el amor,no necesita más rutina que dedicarle los mejores te quieros en silencio a la persona adecuada.

¿No será la felicidad la excusa perfecta para luchar por una libertad compartida?