Seguidores

Páginas vistas en total

Instagram

Réquiem

Me hablaba de utopías y no sabía cuál de los dos estaba más loco. Y eso que a mí la locura no me disgustaba del todo.Me habló de la consumibilidad de las relaciones, y la verdad que tardé en entenderlo. 
Me dijo algo así como que las relaciones no dejaban de ser como esos calendarios con chocolatinas que venden en navidad. Al principio, siempre te apetece comerte la chocolatina del día siguiente, te sabe a poco, pero cuando acabas el calendario, hay veces que no tienes ganas de comprar otro.
Él me decía que nunca se había cansado de verme, pero yo sabía que era mentira.Supongo que cuando empezamos las cosas a veces ponemos tantas ganas de que todo salga como esperamos, que nada de lo malo que pase nos parece suficiente para rendirnos. Pero nadie le había hablado de la rutina, eso de llegar a casa y que no te apetezca ver la cara de siempre.Y creo que no se daba cuenta de que eso que me estaba contando era exactamente lo que nos estaba ocurriendo.
Ni estamos,ni estaremos y puede que tampoco hayamos estado nunca y esto sólo haya sido una falsa impresión.
Nos consumimos.Nos agotamos.Nos hemos usado tanto que al final desgasta.
Igual la solución a todos nuestros problemas está dentro de nosotros mismos, en lo que podemos hacer o nuestros límites.En irse.
Sí,creo que la solución siempre ha estado en irse.Para bien o para mal,en huir.Y yo siempre he sido una experta en huir, de mis problemas, de mis miedos y hasta de algunas obligaciones.Ya sabía que esto ocurriría,el disfraz de cobarde es el que mejor me sienta.
Irse es obligar a las personas a echarte de menos,y hay muchas formas de echar de menos.
Yo deseaba que tú echaras de menos de esa forma en la que algunas parejas se dan cuenta de que merece la pena huir con alguien a cualquier otro lugar donde merezca la pena quedarse, y donde los problemas que tenemos aquí y ahora se acaben por resolver.
Pero echaste de menos de la peor forma que se me ocurriría.Esa forma estúpida de negarlo en silencio, de callarte los besos y las miradas que te apetece regalar.Esa manera de echar de menos que pudriría a cualquiera.
A cualquiera menos tú.Tú que resistes a todo.Tú que no encuentras forma de hacerme feliz o de dejarme ir como me gustaría.A ti que nada te duele y que siempre encuentras la forma de respirar tranquilo.A ti,a ti que no me dejas encontrar las palabras para decirte que te odio tanto como te quiero,y mira que eso siempre ha sido lo que mejor se me ha dado (lo de odiar,digo).
Y por eso siempre me voy,me voy sin moverme o yéndome lejos.El caso es que no estoy,no estuve y puede que nunca esté,aunque no sea lo que más me apetezca.